El poder del Marketing Emocional

Marketing emocional

Descubre el poder del Marketing Emocional

Por mucho que te guste considerarte una persona racional y lógica, los seres humanos somos esclavos de las emociones.

No importa cuántas listas de pros y contras hagas, o cuántas veces te digas a tí mismo que «lo consultarás con la almohada». La verdad es que la mayoría de tus decisiones se toman en función de cómo te sientes en ese momento. Los psicólogos han descubierto que los humanos pensamos en segundo lugar y sentimos primero. Cuando nos enfrentamos a información sensorial, la parte emocional de nuestro cerebro puede procesar la información en una quinta parte del tiempo que tarda la parte cognitiva.

El marketing emocional cuenta una historia que conecta al público con las marcas de forma personal y humana. La aparición de nuevos canales de comunicación, dispositivos y plataformas garantiza que la gente tenga un amplio acceso a las historias de las marcas. Además, las empresas disponen ahora de una gran cantidad de formas de transmitir su identidad y su visión, lo que simplifica mucho el marketing emocional.

Cuando se utilizan correctamente, las estrategias de marketing emocional ayudan a las empresas a diferenciarse en un entorno difícil, aportando pasión y enfoque a una entidad corporativa. Sin embargo, si quieres tener el impacto adecuado en tu audiencia, tendrás que asegurarte de que tu campaña se sienta auténtica y honesta.

La pregunta es: «¿Cómo se llega al corazón del marketing emocional?».

Llegar al corazón de la publicidad: ¿Qué es el marketing emocional?

Antes de empezar a ofrecer ideas para tus campañas de marketing emocional, comencemos con una rápida visión de lo que realmente significa este término. El papel que desempeñan nuestros sentimientos en nuestras decisiones es algo que los vendedores de hoy en día no pueden permitirse ignorar. En un mundo acelerado, las organizaciones deben asegurarse de que apelan a los deseos y necesidades primarios de sus compradores.

En un estudio realizado en la Universidad del Sur de California, los investigadores descubrieron que las personas con un rendimiento deficiente en la región emocional de sus cerebros eran capaces de pensar de forma crítica, pero incapaces de tomar decisiones porque no entendían lo que sentían sobre sus opciones.

Aunque los científicos suelen presumir de lo complejo que es el cerebro humano, lo cierto es que la mayoría de nuestras emociones modernas proceden de un puñado de sentimientos básicos. La forma en que percibimos la felicidad, la tristeza, el miedo y la ira determinan cómo tomamos algunas de nuestras decisiones más complicadas. Por ejemplo, en el mundo del marketing

Felicidad = Más compartidos

Cuando se trata de entender el atractivo emocional en el marketing, los científicos han descubierto que las emociones positivas tienen más probabilidades de convencernos de compartir, repostear y enlazar a nuestros amigos, que los sentimientos negativos. Esto significa que los profesionales del marketing pueden mejorar el alcance de su marca simplemente destacando las noticias positivas o utilizando palabras que apelen a la parte «feliz» del cerebro.

Tristeza: Más clics

Mientras que la felicidad puede obligarnos a compartir nuestras experiencias con nuestros amigos y seres queridos, la tristeza tiene una intriga innegable. Las investigaciones demuestran que las palabras con connotaciones negativas suelen tener un mayor índice de clics. De hecho, un estudio de Outbrain descubrió que los superlativos negativos, como «peor» o «nunca», funcionan un 30% más que un titular sin superlativo a la hora de captar la atención. Es más, los superlativos positivos como «mejor» eran significativamente menos atractivos. Las palabras negativas tenían un 63% más de clics que sus homólogas positivas.

Creando tus campañas utilizando marketing emocional: ¿Qué emociones funcionan?

Entonces, ¿Cómo puedes asegurarte de que estás construyendo tus estrategias de marketing emocional en torno a los sentimientos adecuados? Si no es así, es momento de contactarnos, en DIGIOFI | Agencia de Marketing Digital, podemos ayudarte a alcanzar tus objetivos.

Si abres un diccionario encontrarás literalmente cientos de palabras que describen las diferentes emociones que experimentamos cada día. Sorpresa, emoción, apatía, agobio. ¿Cómo se combinan todas esas cosas diferentes en una definición de marketing emocional que transmita un mensaje?

Pues puede ser más sencillo de lo que crees. En 2014, el Instituto de Neurociencia y Psicología descubrió que todas las emociones humanas se basan en cuatro sentimientos: felicidad, tristeza, miedo/sorpresa e ira/disgusto. Con esas cuatro opciones en mente, echemos un vistazo a cómo puedes utilizar el poder emocional en el marketing:

1. Felicidad

Todas las empresas quieren que sus marcas se asocien con clientes felices y sonrientes, ¿verdad? La positividad tiene la capacidad de aumentar el compromiso y las acciones. De hecho, un estudio realizado en 2010 sobre los artículos más compartidos del New York Times descubrió que los artículos emocionales eran los que más se compartían, y las publicaciones positivas recibían más atención que las negativas.

2. Tristeza

Entonces, si todas las marcas quieren hacer felices a sus clientes, ¿por qué molestarse con otras emociones en sus estrategias de marketing emocional? La respuesta sencilla es que diferentes sentimientos promueven diferentes resultados. En los últimos años, las empresas han empezado a reconocer el valor de utilizar contenidos emocionales para tocar la fibra sensible de sus clientes.

Esencialmente, si haces que tus clientes se sientan tristes y luego les ofreces la solución para hacer algo con sus sentimientos negativos, puedes estar seguro de que será más probable que actúen.

3. Miedo/sorpresa

El miedo es un instinto humano natural, y algo que todos sentimos a veces. Ya sea gritando ante una araña en la bañera o preocupándose por el estado del mundo en el que vivimos, el miedo está en todas partes. En el mundo de las campañas de marketing emocional, el miedo impulsa a la gente a actuar por la urgencia y el deseo de autoconservación.

Como decía un episodio de Mad Men La felicidad es «liberarse del miedo». Para los profesionales del marketing, el miedo es una emoción mucho más compleja de trabajar que la tristeza o la felicidad. Si se lleva el miedo demasiado lejos, se puede acabar enfadando a los clientes.

4. Ira/disgusto

Aunque la mayoría de las empresas asumen que es mejor evitar enfadar a sus clientes, esta emoción negativa puede tener un poderoso impacto en las circunstancias adecuadas. Las estrategias de marketing emocional que utilizan los sentimientos de ira y asco pueden sacar a la gente de su estupor y llevarla a la acción. Cuando vemos una injusticia en el mundo que queremos cambiar, nos sentimos impulsados a hacer algo al respecto.

Por ejemplo, el anuncio del New York Times «La verdad es difícil» demuestra lo difícil que es para la gente en el mundo moderno conseguir la honestidad en sus medios de comunicación hoy en día. En un mundo de «noticias falsas», el New York Times utilizó su anuncio para demostrar su propio compromiso con la honestidad y la transparencia.

¿Te gusta nuestro contenido? Te invitamos a suscribirte

Encontrar el atractivo emocional en el marketing

Tanto si estás lanzando una startup como si diriges un negocio de éxito, el marketing emocional es una de las formas más sencillas de conseguir que tu marca destaque. Con la emoción, puedes crear una conexión real con tu público que vaya más allá de la simple venta de un producto o servicio. Al fin y al cabo, en un mercado tan saturado, es necesario que el público se identifique con la ideología y los valores de la marca.

Independientemente de lo que vendas, una estrategia de marketing emocional puede ayudar a que tus campañas publicitarias tengan más impacto. Entonces, ¿qué componentes debes tener en cuenta cuando intentas aprovechar el atractivo emocional en el marketing?

1. El color

La psicología del color nos muestra que los tonos adecuados pueden alterar científicamente el estado psicológico, emocional y de comportamiento de una persona. Mientras que el azul frío de Facebook transmite una sensación de confianza y fiabilidad, el rojo brillante de Coca-Cola indica pasión y emoción.

Muchos vendedores aprovechan el fenómeno del color conociendo a su público objetivo y pensando detenidamente en las emociones que quieren transmitir. El tono adecuado puede ser la diferencia entre un público que confía en ti y clientes que cuestionan todos tus movimientos.

2. Contenido

A los seres humanos nos gustan las historias: es parte de nuestra naturaleza. Desde que somos niños, aprendemos sobre el mundo a través de historias cuidadosamente elaboradas que despiertan nuestra imaginación y generan una respuesta emocional. Las historias activan las partes de nuestro cerebro que nos convencen de que estamos experimentando la historia por nosotros mismos, a través de un proceso científico llamado acoplamiento neuronal.

Una historia cargada de emociones en tu campaña de marketing de contenidos puede incluso ser suficiente para desencadenar la liberación de dopamina en el cerebro de un cliente. Esto hace que se sientan felices y asegura que tengan buenos recuerdos de tu marca que se quedarán con ellos durante más tiempo.

3. Comportamiento

Cuando se trata de marketing, el impacto emocional no sólo se transmite por las palabras o las imágenes que se utilizan, sino también por las cosas que se hacen. Las tácticas de marketing de guerrilla y las campañas experienciales que te hacen salir e involucrarte con la comunidad a la que tratas de atraer pueden mejorar el peso emocional de tus estrategias de marketing.

Por ejemplo, si afirmas que te preocupas por el medio ambiente y participas en campañas locales de sostenibilidad para limpiar tu comunidad, tus clientes pueden ver que eres auténtico y creíble. Esto crea una conexión emocional basada en sentimientos de afinidad y confianza.

Consejos para tu estrategia de marketing emocional

A todos nos gusta pensar que somos criaturas racionales. Sin embargo, la verdad es que todo lo que hacemos se basa en la emoción. Aunque no te des cuenta de que son tus sentimientos los que están en el asiento del conductor, decisiones tan pequeñas como qué debes comer hoy o qué tipo de película quieres ver en Netflix pueden estar influenciadas por la forma en que te sientes.

Con las estrategias de marketing emocional, las marcas y las empresas de publicidad pueden trabajar con el poder de las emociones para desarrollar conexiones más fuertes entre las empresas y sus clientes. Estas son algunas de las formas en las que puedes utilizar tu definición de marketing emocional para lograr un gran impacto en tu audiencia.

1. Crea un sentido de urgencia

El marketing emocional no tiene por qué consistir en hacer que tus clientes se sientan cómodos y confusos. A veces, se trata de empujarlos a hacer algo, con sentimientos de ansiedad, miedo y urgencia. Por ejemplo, si das a la gente demasiado tiempo para decidirse, puedes estar seguro de que lo pospondrán hasta olvidarse por completo de ti.

Por otro lado, si das a tus clientes una oferta por tiempo limitado, como hace Amazon, por ejemplo, les empujas a comprometerse, y reduces el riesgo de perder la venta, gracias al «FOMO» (Fear of missing out) . Nadie quiere perderse algo grande. Por eso el miedo es uno de los componentes más poderosos del marketing emocional.

2. Construir la confianza a través del contenido generado por el usuario

¿Quieres que tus clientes se sientan felices cuando piensen en tu marca? Una gran manera de hacerlo es con contenido generado por el usuario en tus campañas de marketing. Hoy en día, todos tus clientes buscan señales de que pueden confiar en tu empresa y en los productos o servicios que vendes. Alrededor del 93% de los consumidores piensan que el Contenido generado por los usuarios es muy útil a la hora de tomar decisiones de compra.

Con los contenidos generados por los usuarios, como las reseñas y los testimonios, puedes despertar un mayor sentido de pertenencia en tus seguidores, lo que provoca sentimientos de lealtad y afinidad. En un mundo en el que las personas están predispuestas a buscar el apoyo de sus compañeros, este sentimiento de pertenencia puede ser increíblemente poderoso.

3. Sorprende y deleita a tu público

Psychology Today sugiere que los consumidores utilizan las emociones más que la información cuando evalúan una marca. Eso significa que si realmente quieres captar la atención de tu público, tienes que hacer algo que les saque de su rutina. Sorprender a tu público con una campaña única y emotiva es una forma estupenda de captar a sus clientes y mantener a su empresa en el primer plano.

La mejor manera de sorprender a tu público de forma positiva es conocerlo y averiguar lo que le importa.

4. Considera la nostalgia

Una de las estrategias de marketing emocional más recientes que han aparecido en el mundo digital se ha centrado en el poder de la nostalgia a la hora de crear conexiones de marca. A medida que el mundo se centra más en la tecnología, muchos de nosotros recordamos con cariño los días en que las cosas eran más sencillas. Esto abre un mundo de oportunidades para las empresas que sepan aprovechar el sentimiento de nostalgia en sus campañas.

¿Ha llegado el momento de invertir en estrategias de marketing emocional?
En última instancia, por muy lógico que te consideres, lo cierto es que todos tomamos decisiones basadas en nuestras emociones.

Los psicólogos de Princeton descubrieron que nuestras primeras impresiones se forman en una fracción de segundo, lo que significa que no tenemos tiempo para pensar lógicamente en las cosas antes de decidir lo que sentimos por ellas. Si las empresas quieren atraer al cerebro reptiliano de sus audiencias, tendrán que encontrar formas de llegar a la parte del cerebro que se nutre de las emociones y los instintos viscerales.

Al fin y al cabo, la emoción es el pegamento que une a las marcas y a los clientes. Si no fuera por el atractivo emocional en el marketing actual, a todos nos costaría mucho más tomar decisiones de compra, ya sea para invertir en un nuevo software de marketing o para comprar algo para el almuerzo.

A medida que los clientes se centran más en la importancia de las relaciones en sus decisiones de compra, personas de todos los ámbitos han comenzado a alinearse con las marcas que reflejan sus valores personales y hablan de sus emociones. Si puedes añadir campañas de marketing emocional a tu estrategia, podrías beneficiarte de mejor manera, generarás mayores ingresos y tendrás clientes más felices a largo plazo.

Si deseas aplicar estrategias efectivas de Marketing utilizando las emociones para captar y fascinar a tu audiencia, contáctanos, en DIGIOFI | Agencia Digital estamos listos para ayudarte.

¡Comparte este artículo!

Publicaciones Similares