Cómo crear una estrategia de marketing de contenidos en 7 sencillos pasos

Marketing de contenidos

Una de las preguntas que más nos hacen habitualmente en DIGIOFI es cómo crear una estrategia de marketing y un plan de contenidos. Algunas personas suponen que tenemos la varita mágica o a la «receta secreta» del marketing de contenidos.

La verdad es que no hay secretos para crear una estrategia de marketing de contenidos. En su lugar, simplemente utilizamos nuestra guía de 7 pasos como referencia, además de añadir mucho tiempo y esfuerzo significativo.

Estos 7 pasos básicos proporcionan el marco esencial para el éxito a largo plazo. Los hemos resumido aquí para que tu también puedas llevar tu propia estrategia y plan de marketing de contenidos al siguiente nivel. Por cierto, podrás descargar gratis una plantilla de estrategia de marketing de contenidos para guiarte en el camino.

Si hay algo más que podamos hacer para ayudarte a ti o a tu organización, escríbenos.

Por qué es importante la estrategia de marketing de contenidos

Antes de pasar directamente a los pasos, queremos enfatizar que una estrategia de marketing de contenidos no es algo «que sería bueno tener» sino un requisito fundamental para el éxito.

El Content Marketing Institute confirma este hecho año tras año con su informe anual de puntos de referencia, presupuestos y tendencias.
En 2021, el 57% de los profesionales del marketing de contenidos dijeron que no tienen una estrategia de contenidos documentada, aunque los que si la tienen, califican sus esfuerzos como mucho más exitosos que los que no la tienen.

Estos hechos y cifras también reflejan lo que vemos cada día en DIGIOFI, donde creamos estrategias de marketing de contenidos para reconocidas marcas. Precisamente por eso hemos elaborado esta guía que resume nuestra metodología para crear una estrategia de marketing de contenidos. Además, disponemos de una práctica plantilla de estrategia de marketing de contenidos que te ayudará a mantener el rumbo a lo largo del tiempo.

Puedes descargar la plantilla en PDF aquí.

¡Recibe la Guía de los 7 pasos!

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Revisa tu bandeja de entrada o la carpeta de spam para confirmar tu suscripción.

Estrategia de marketing de contenidos en 7 pasos

Para ayudarte a empezar a impulsar tus esfuerzos de marketing, aquí tienes una visión general de cada uno de los siete pasos para crear tu estrategia de contenidos:

1. Establece tus objetivos

¿Por qué estás haciendo marketing de contenidos? ¿Es para crear clientes potenciales? ¿Para crear relaciones? ¿Para mejorar la experiencia de tus clientes?

Independientemente de cuáles sean tus objetivos de marketing de contenidos, asegúrate de que son sostenibles a largo plazo y de que están relacionados con los objetivos generales, la misión y la visión de tu organización.
Para mantener tu estrategia centrada y clara, limítate a un máximo de tres a cinco objetivos empresariales y documéntalos.

Recuerda: Crear contenido por el hecho de tener contenido nunca es tu objetivo.

2. Determine tu «única cosa»

Hay una enorme cantidad de contenidos, y cada día se publican más y más. Entonces, ¿qué vas a crear en tu programa de marketing de contenidos para diferenciar a tu organización? En otras palabras, ¿cuál es el corazón y el alma de tu programa de contenidos?

Es para:
¿Ser increíblemente útil?
¿Desarrollar tu branding?
¿Motivar e inspirar?
¿Educar y entretener?
La única respuesta adecuada a todo lo anterior es ¡SÍ!, de lo contrario, corres el riesgo de ofrecer más de lo mismo y contribuir a ese enorme y creciente exceso de contenido.

Si quieres ir «más allá» en tu enfoque, para comprobar tu «única cosa» te recomendamos en primer lugar, escribir todos los mensajes de marca que utiliza tu empresa; a continuación, toma a tus tres principales competidores y tacha los mensajes de tu lista que ellos también utilicen.
Lo que te quedará es un conjunto de mensajes de marca completamente únicos, que pueden ayudarte a aclarar tu «punto diferenciador».

Recuerda: Permítete hacer tu historia más grande.

3. Mide tus resultados del marketing de contenidos

Si quieres hacer un seguimiento de los contenidos, haz algo rastreable y averigua cómo vas a demostrar que los contenidos funcionan antes de hacerlos.


Advertencia: ten cuidado con el uso de métricas de vanidad que realmente no dicen nada.

En cambio, para entender si tu contenido está haciendo realmente lo que pretende, tenemos que mirar a la acción.
Ahí es donde entran las 4 categorías de métricas de marketing de contenidos:

Métricas de consumo: Este es uno de los mejores y más fáciles lugares para empezar. Básicamente, ¿qué hizo el público con el contenido? Piensa en acciones: visualizaciones, descargas, escuchas, visitas, etc.
Métricas de compartición: ¿Cuál es la resonancia de este contenido y con qué frecuencia se comparte con otros?
Métricas de generación de clientes potenciales: El objetivo final de la mayoría de las organizaciones: ¿cuántos clientes potenciales han surgido de un contenido?
Métrica de ventas: ¿Hemos ganado dinero con este contenido?

4. Comprende a tu público objetivo, identifica tus 5 principales audiencias

La relevancia crea mágicamente tiempo y atención. Para ser relevantes, tenemos que entender a quién nos dirigimos:

Audiencia: Colecciones de alto nivel de individuos con motivación similar y con algún interés o agenda común. Piensa: compradores de productos repetidos.
Segmento: Secciones transversales de una audiencia o lista en la que los individuos (o empresas) comparten uno o más rasgos comunes o pueden agruparse por un rasgo común. Piense: padres que trabajan desde casa.
Buyer Persona: Una caracterización detallada pero ficticia, basada en datos, de los objetivos y el comportamiento de un grupo hipotético de usuarios. Piense en: Carlos, el ingeniero que necesita automatizar, o Verónica, la madre emprendedora.

Sea cual sea la definición de público que utilices o mires para guiar tus esfuerzos de marketing de contenidos, asegúrate de que te centras sólo en tus 5 principales audiencias, y mira sus datos psicográficos, no sólo los demográficos.
Además, considera la posibilidad de sustituir las fotos de archivo por iconos o símbolos para evitar quedarte atascado en el aspecto físico de tu audiencia o en los estereotipos por edad, raza o género.

Recuerda: tu no eres tu público. Céntrate en sus necesidades y motivaciones, no en las tuyas.

¿Te gusta nuestro contenido? Te invitamos a suscribirte

Revisa la bandeja de entrada de tu correo o la carpeta de spam para confirmar tu suscripción.

5. Investiga las necesidades del público para que tu mensaje sea correcto

Independientemente del enfoque que utilice para clasificar e identificar a tus clientes del paso 4, conócelos con la metodología 5x5x5.

La metodología 5x5x5 toma sus 5 principales audiencias, examina sus 5 principales preguntas en cada una de las 5 etapas clave del embudo de marketing (Conciencia, Consideración, Conversión, Lealtad y Defensores) para comprender mejor sus deseos, necesidades y expectativas, de modo que pueda crear contenido que lo satisfaga todo.

Si echas cuentas, te darás cuenta de que este método produce 125 preguntas para las cuales crear contenido. Pero no se preocupe, una vez que reduzca las 125 preguntas a preguntas únicas y elimine los duplicados o casi coincidencias, normalmente sólo tendrá unas 50-60 preguntas únicas. Y lo más probable es que ya tengas contenido que responda a algunas de ellas, así que empieza a buscar primero los vacíos de contenido obvios.

Una vez que tenga esta lista, conocerás mucho mejor a tu audiencia, además de saber en qué punto se encuentra tu contenido para poder ayudarles.

Recuerda: tu contenido debe responder a sus preguntas, no sólo cumplir con tus objetivos comerciales.

6. Crea más contenido con menos

Cuando se trata de problemas de contenido, casi todo el mundo piensa que la solución es crear más. Pero, como hemos visto en el paso 2, hay un exceso de contenido, y no queremos añadir nuestro contenido en la parte superior de la abrumadora cantidad ya existente. Además, es probable que tengas mucho contenido creado en este punto, lo que significa que es el momento de mezclar y refrescar nuestro contenido antes de pensar en crear otra pieza nueva:

Reutiliza el contenido: Da una nueva vida al contenido, dándole una rápida remezcla. Esto podría incluir la actualización de algún contenido aún relevante con nueva información, convirtiendo una infografía en un vídeo animado, o volviendo a publicar el contenido para que sea visible para los usuarios.
Cura el contenido: ¿Por qué reinventar la rueda cuando ya hay un montón de contenidos excelentes? Conserva el contenido de fuentes de confianza, pero asegúrate de dar crédito a quien lo merece y de incluir también tu propia perspectiva en la pieza de contenido.
Contenido generado por el usuario (UGC): Recurre a tus clientes o a tu comunidad social para obtener ideas y piezas de contenido adicionales.
Atomización: Toma una pieza de contenido enorme y divídela en ocho piezas de contenido más pequeñas. Este es uno de los favoritos de DIGIOFI

Sólo después de haber identificado los vacíos en el contenido o de haber remezclado, refrescado y atomizado el contenido, debes pasar a la creación de nuevos contenidos.

Recuerda: El contenido no es gratis. Aprovecha al máximo lo que tienes, y luego crea nuevo, si es necesario.

7. Crea un calendario de contenidos

En los próximos días, tendrás un artículo completo en el blog sobre el calendario de contenidos, además de una plantilla de calendario de contenidos gratuita, que te guíe exactamente en cómo, qué y por qué estructurar un calendario de contenidos y publicaciones, pero esto es lo esencial:

Comienza con sus productos dignos de ser vistos: Añade primero los problemas más serios que resuelve tu marca (es decir, las piezas de contenido más útil, ejecútalo al menos dos veces al mes) en tu calendario y asegúrate de prestar atención a las fechas clave o a los grandes eventos.
Añade tus especiales puntuales: Presta atención a la forma en que tus compromisos de contenido trimestral, o especiales puntuales, se superponen o complementan tus programas dignos de atracción.
Completa con la programación regular: Por último, pero no por ello menos importante, añade tu programación regular. Esto debería ayudar a llenar los vacíos en su cadencia y mantener el contenido consistente. (No es necesario publicar cada día…)
Añade contenido al repositorio de contenidos: ¿No tienes un lugar ahora mismo en el calendario para algunas grandes ideas? Añádelas al repositorio. Deja que esta sea tu solución de almacenamiento para grandes ideas y revísala a menudo.

Recuerda: Un calendario de contenidos es una parte de una estrategia de marketing de contenidos, pero nunca la sustituye.

Gracias por haber llegado hasta aquí, si lo has hecho es porque estás realmente interesado en una estrategia de contenidos para tu marca, ahora tienes las herramientas en tus manos, así que ¡Manos a la obra!.

Si aquí te has dado cuenta que en tu empresa o emprendimiento no tienes el personal necesario o idóneo para ejecutar de manera efectiva una estrategia de contenidos, contáctanos, estamos listos para ayudarte y hacer visible tu marca en internet.
¡Será un placer trabajar contigo!

¡Comparte este artículo!

Publicaciones Similares